SIN MADRE

 

La historia que les voy a narrar, está basada en un hecho real; he variado algunos nombres, y acomodado ciertas circunstancias, pero  a fin de cuentas es un hecho que no solamente llama a la reflexión, sino a la acción, para que en lo posible podamos ser una luz para quienes viven en la oscuridad.

Meche era una persona que trabajaba todo el día, muy temprano preparaba  sus cosas e iba a vender desayunos  a los trabajadores de una fábrica. Para ello colaboraba, su hermana y algunas veces su hijo Samuel, después regresaba a hacer la comida, que también vendía  en una especie de fonda, que había implementado en su casa. Siempre estaba ocupada, además tenía una hija más de otro compromiso, pero que también se había separado. Como ella no tenía mucho tiempo le decía a su hijo de 8 años, que cuidara a su hermanita.

Cierta vez Samuel, como cualquier chico de su edad jugaba con sus amigos, su madre que estaba un poco molesta porque no le habían pagado lo que le debían;  ordeno al niño que pasará  a la casa, con un fuerte grito “Samuel, te he dicho que pases inmediatamente”.

Pero mamá, un ratito más –dijo Samuel-.

Mientras Meche replicó; ya te he dicho que tú, solo puedes jugar media hora, porque tienes obligaciones que cumplir, ¡pedazo de imbécil!

Meche, arrastro de las orejas al niño, mientras agarraba su cucharón de cocina y lo comenzaba a golpear. ¡a mí me vas hacer caso cuando te hable! le decía, mientras Samuel entre sollozos gritaba ¡No, por favor mamá, ya no me pegues! Con unos gritos que desgarraban el alma y hacían estremecer cualquier corazón. Una vecina que escuchaba los sollozos, le decía a su esposo, pobre niño, lo van a matar.  Su esposo frunciendo el seño, le dijo: tú no te metas en líos ajenos, acuérdate lo que le paso a mi comadre Dora, que por denunciar un abuso, al final casi la meten presa, porque las victimas tuvieron miedo de declarar y los policías eran amigos del delincuente.

Samuel cuando  estaba con sus amigos era muy alegre, el sólo desde muy temprano se alistaba para ir al colegio, y ayudaba a su madre con lo que podía; esperando quizás que un día su madre lo mirara, y le agradeciera por la ayuda que  le brindaba en la casa.

Una vez hablando con su mamá le reclamó que ella casi nunca le compraba nada, porque todas las cosas que tenía, su padre se había encargado de comprárselas. Esas palabras hicieron hervir la sangre de  Meche, que le dijo: ¡como que no te doy nada!, acaso no te doy un techo, y te doy de comer, tu papá acaso me da para eso, a él no le interesas, porque el ya tiene su familia, pedazo de imbécil!

Pero porque siempre tienes que insultarme, agregó Samuel.

Porque nunca me dices una palabra amable, acaso alguna vez me has dicho que me quieres.

Meche con voz colérica le dijo; ¡cállate!, solo sabes fastidiar, si no te gusta vivir aquí, te puedes ir, para que vivas como un perro vagabundo, a mi ya no me interesas.

Esas palabras fueron tan fuertes para el corazón de Samuel, que empezó a llorar, herido en lo profundo de su ser. ¡Cállate! ¡Cállate! Grito Meche y comenzó a perseguir al niño por la casa, golpeándolo con las manos, mientras le gritaba ¡cállate maricón!.

Así pasaron varios años, hasta que un día Samuel ya tenía 12 años, se encontraba lavando los platos que habían dejado los comensales; cuando entra su mamá y a él se le resbala un plato, eso enfureció a Meche que se disponía a pegarle, cuando por inercia Samuel agarra el cucharón que usaba su madre, no solo para cocinar, sino también para maltratarlo y sin pensarlo dos veces, logra golpear con él, a su madre en la cabeza.

Ahora sí, te vas de la casa infeliz, gritó Meche.

¡Sí, me voy! –gritó Samuel-  pero tú nunca más me vas a pegar;  muchas veces espere un cariño de parte tuya, por eso tus golpes nunca me dolieron tanto como tus palabras.

No se sabe de donde aparecieron varios vecinos, entre ellos una señora que le habló a Meche,  si tu votas al niño a la calle, voy a denunciarte; no lo he hecho hasta ahora, porque sea como fuere, tú eres lo único que tienen estos niños, así que mejor es que termines de una vez con esa idea.

Meche al ver que todos estaban en contra de ella, se puso a llorar, y pidió perdón por su comportamiento; recordó que en su casa su padre venia borracho y le pegaba a su madre, mientras ella se escondía debajo de la cama.

Muchas veces leyendo las noticias, me encuentro que una hija mató a su madre;  que una madre, le quemó la boca a su hija de 3 años, porque no quería comer, y un sin número de casos sin importar el estrato social; creyéndose muchas veces que con algo material, se va a suplir la carencia de amabilidad, cariño y de verdadero amor; todo ello me lleva a preguntar ¿que estamos haciendo con nuestros hijos, en que los estamos convirtiendo?, ¿Sabemos lo padres realmente criar a nuestros hijos? ¿Qué legado estamos dejando a la humanidad? Tenemos que romper esos viejos moldes y empezar a crear verdaderos seres humanos, despertar nuestra conciencia dormida, para no dejarnos influenciar por nuestro pasado, o por el temor a un futuro incierto.

Somos luz Divina, obnubilada por nuestros egos, para poder ver claro; debemos eliminarlos. Nunca es tarde para darse una oportunidad, para empezar a vivir realmente, para empezar a perdonarse, para empezar a quererse, para descubrir el camino del amor. Descubre que la vida es bella,  que nuestra vida en la tierra es corta, y más que tratar de comprenderla, debemos saberla vivir.

 

No habría que buscar la felicidad: alimentar simplemente el espíritu de la alegría es la base para atraer la felicidad. No es necesario escapar de la desdicha: líbrate de la maldad como medio de evitar la desgracia.

Huanchu Daoren

Un comentario en “SIN MADRE

  1. TANIA dijo:

    BUEN DIA PUES ME AGRADO YA QUE ME AYUDA A REFLEXIONAR Y MEJORAR MI RELACON CON MIS HIJOS ADEMAS Y LOS MAS IMPORTANTE A PONER EN PRACTICA EL AMOR A ELLOS POR QUE ALGUN DIA DAREMOS CUENTA A DIOS DE NUESTRAS ACCIONES LOS HIJOS SON VERDADEROS REGALOS DEL ALTISIMO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s