Historia de un Hombre Rico

TOC26-13_cl

Había una vez, un hombre muy adinerado que paseaba en su auto y al mirar por la ventana vio a un amigo, que había tenido desde la niñez, lo llamo y lo hizo entrar a su auto, los dos se abrazaron y de ellos surgió el siguiente dialogo:

Ric: ¿Hola Lucio, como te ha ido?

Lucio: Bueno, te diré que ahora estoy mejor que antes, tengo más conciencia de mis actos y así trato de no dañar a mi prójimo.

Ric: A mi no me preocupan esas cosas, acabo de comprar mi segunda casa, tengo estabilidad económica . Dime, por la forma como me has hablado, no serás de algún grupo religioso o alguna secta.

Lucio: Te diré que soy cristiano, porque creo en Cristo y trato de cumplir su voluntad, pero no me identifico con ningún grupo religioso.

Ric: Pero la vida no solo es lo espiritual, también tienes que alimentarte, vestirte y eso no te lo da Dios, tienes que trabajar para obtenerlo.

Lucio: La palabra correcta debería ser laborar, antes que trabajar, porque cuando laboras lo haces con gusto, y pensando en Dios, porque realizas una labor orando y cuando trabajas, lo haces porque tienes que hacerlo aunque no te guste, y es una traba abajo.

Ric: Si lo pones de esa manera, pues me agradaría más realizar una labor antes que un trabajo, aunque no siempre se pueda dar el caso. Pero dime, el dinero es importante o no.

Lucio: Cuando a Jesús le preguntaron, si se debía o no pagar tributos, el contesto “ dadme una moneda, ¿de quien es el rostro que aparece en la moneda?, del César contestaron, entonces darle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios ”.

Esto quiere decir, que no confundamos las cosas de Dios, con las cosas del hombre, he indudablemente siempre las cosas de Dios serán mas importantes. Porque hay cosas que desconocemos, inherente al hombre, facultades que el hombre a perdido, por su continua degradación, pero si seguimos sus enseñanzas, podemos volverlas a obtener. Porque esta escrito; “el que pide se le dará y el que tiene fe del tamaño de una mostaza, puede decirle a una montaña que cambie de lugar y así lo hará”, así lo enseño Jesús.

Ric: Tu hablas así, porque eres conformista, te conformas con lo poco que tienes, así no lograrás triunfar en la vida, no tendrás dinero como yo, y no podrás ser feliz en la vida.

Lucio : Pues entonces anda a la tienda y cómprate por favor un poquito de amor, un poquito de fe, de verdad. Crees que eres feliz cuando compras algo, pero tienes un vacío en tu corazón y tratas de taparlo comprando una y otra cosa.

Ric: Te confieso, que muchas veces me he sentido así, pero quién es feliz, además quien te crees que eres, para saber lo que es bueno o malo para mí, sólo falta que quieras que te llame Maestro y siga tus ideas conformistas.

Lucio: Yo soy un hombre, que quiere ir por el Camino de la Luz , el sendero del amor , que sufre cuando tu sufres. Y Maestro es quién te enseña con sus actos, los que te enseñan a hacer el pan, los que te enseñan a tallar la madera y los que te enseñan una mejor forma de vida, como lo fue Jesús y de esos hay pocos, me llamas conformista, porque sé que este mundo es sólo de ilusión, y lo que tienes ahora mañana ya no lo tendrás, por eso yo quiero acumular riquezas que si me la pueda llevar, así no seré rico solo un momento sino para siempre.

Ric: Siento que hablas con la verdad, pero mi vida ya no tiene arreglo, si supieras todo lo que he hecho para conseguir lo que tengo, seguramente me lo recriminarías. Y me doy cuenta que teniendo todo lo que tengo, aún me siento triste y sólo.

Lucio : Nunca es tarde para cambiar y que mejor momento que ahora, con tus actos negativos has ganado mucho energía negativa, y lo que te queda es comenzar a limpiarte de esa vida, Dios siempre ha estado a tu lado, pero no lo miraste, el nunca te dejo sólo, fuiste tú, que decidió ignorarlo y aún esta esperando para darte su amor.

Ric: Que debo hacer entonces para cambiar, me citas a Dios a Jesús, es que lo que decía Mahoma o Buda, no cuenta, a quien debo creerle.

Lucio: Hace muchos años atrás, yo era un joven tímido, que como sabes mi vida no fue fácil, pero un día Dios me hablo a través de la Biblia , y me impulso a buscar la verdadera religión que debía seguir, estuve en varios lugares, vi, oí y aprendí lo que me decían, después de tanto buscar, descubrí que no importa en el lugar en donde estés, no importa que religión profeses, todos siempre coinciden que hay un solo Dios verdadero, Dios todopoderoso y creador; y lo único que te pide es que lo ames con toda la fuerza de tu ser, porque al amarlo a él, también te amas a ti mismo, amas a los demás y por ende no puedes hacerle daño. Porque nada es al azar, todo sucede por una razón y todo lo que tu haces a otros, lo haces contigo mismo, si das amor recibirás amor, si das comprensión recibirás comprensión, pero si das odio, recibirás odio. Acuérdate que Jesús dijo que solo cosecharás lo que siembras.

No sólo Jesús, nos ha dicho las cosas que debemos de hacer, también hay otros seres iluminados, como Buda, Mahoma, Saint Germán, y otros que nos dan pautas para ser mejores y nos revelan verdades que debemos tener en cuenta. La misión del Hombre es trascender y unirse con la energía eterna, lo Uno, el todopoderoso o como quieras llamarlo. Actualmente hay mentes iluminadas y grandes maestros de los cuales debemos tomar todo lo positivo que han aportado para seguir nuestro proceso de crecimiento espiritual y eliminar nuestro ego y con ello nuestro Karma.

Debemos tener siempre presente, que no todos progresamos de la misma manera, y los problemas cuando éramos niños ahora lo hemos superado, así los problemas que tenemos ahora, para otros no son nada, del mismo modo Los Grandes Maestros tienen una concepción del mundo de acuerdo a su elevación espiritual.

Hay que tener en cuenta que una forma de empezar a ser mejores que antes, es sabiendo cuidar nuestro cuerpo, teniendo una alimentación sana y naturista, sin lastimar a otros seres, para ello debemos saber que comer y que combinaciones son buenas para nosotros.

Pero el alimento no solo es corporal, sino mental y espiritual, debemos de cuidar que es lo que leemos, que películas vemos y no dejarnos influenciar por los medio de comunicación, los cuales responden a un mercado de consumo. Debemos elevar nuestra alma, ayudándonos entre nosotros al mismo tiempo que predicamos el amor y el perdón, para realmente poder ser libre y lograr una armonía interna, que nos haga renacer como verdadero Ser Humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s