DEL AMOR A LA LOCURA

En algunas ocasiones creemos sentirnos enamorados y tomamos la decisión de compartir nuestras vidas con otra persona; sin tener en consideración el hecho de que juntarse con otra persona, para este propósito, implica  compartir esa vida para siempre; o al menos eso me parece lo más correcto, por innumerables razones; tanto de índole psicológico, corporal, energético, y espiritual, etc

Al tomar esta decisión, estamos aceptando también, que de aquí en adelante; la denominación de “yo”, va a pasar al de “nosotros”, incluyendo los hijos que vengan. Hay que tener en cuenta con esto, que no quiere decir que la otra persona me pertenezca, porque ello es producto del EGO: Esto quiere decir más bien, que me estoy despojando un poco de mi Ego, de pensar siempre en mi, para pensar que de bueno le puedo dar a la otra persona que amo, sea mi esposa o mis hijos.

Aunque soy partidario que esa unión, debe ser para toda la vida; debo decir también que en algunas ocasiones, es mejor tomar la decisión de separarse rápidamente, cuando uno se da cuenta que la relación no da para más; antes que sus vidas caigan es una violencia incontrolada, -tómese en cuenta la palabra violencia en todas sus acepciones-.

A continuación paso a contarles una historia de una persona muy querida por mí, a fin de escuchar sus comentarios y de esa manera poder ayudarla en algo.

Era un pareja ideal, se casaron con mucho cariño, tanto por la iglesia y por civil, de ellos nacieron 2 hijos, con el tiempo él se ponía mas celoso de ella, le controlaba que hacía, con quien hablaba, hasta que por ultimo llego a la violencia. Ella por sus hijos esperaba que el cambiara, pero todo fue en vano, inclusive llego a agredir a su hijo mayor por defender a su Mamá, mientras el más pequeño, lloraba, y no entendía porque sus padres peleaban. En muchas ocasiones yo hable con él, y él me hablaba de forma normal, por lo que pensé, posiblemente solo sea una pelea sin importancia, pero cuando estaba con su esposa él se transformaba. Eso me di cuenta después, cuando  mi amiga se refugió en mi casa, y su esposo quería entrar por la fuerza, y lo que es más penoso traía a su pequeño hijo como una estrategia para que su esposa regresara a la casa. Es indudable que ese pobre niño actualmente es el que más sufre, y a mí se me rompe el corazón, sin saber cómo ayudar. El hecho se complica porque ya en varias ocasiones lo ha denunciado por agresión, sin embargo la policía dice; que si ella no tiene un lugar a donde ir, no se lo puede llevar, y corre el riesgo que lo lleven al Inabif.

Es muy penoso, ver como se arruina la vida de un niño, por la incomprensión de sus padres. Ese niño será mañana hombre, pero toda su vida se acordara, que lo jaloneaban, que en vez de dormir temprano, su padre lo sacaba hasta altas horas de la noche para seguir a su madre. Entonces creerá que esa es  la vida, que es necesario, celar humillar, imponer, o de lo contrario quedara tan traumado, que solo será una carga para todos.

Les pido que nos unamos todos en corazón, y hagamos votos para eliminar la violencia de nuestras vidas, por otro lado ¿Qué más puede hacer esta mujer?, que vive asustada que en cualquier momento aparezca su esposo y la quiera llevar de vuelta al “hogar”, que el esposo no se resigna a perder, y por ultimo ¿cómo se le hace entender a un hombre, que no quiere entender que la relación terminó, y no acepta que está enfermo? ¿Qué es lo mejor para ese niño?

Saludos

Ysai

Espero que las respuestas ayuden también a muchas otras personas que como mi amiga, se sienten desamparadas.

Un comentario en “DEL AMOR A LA LOCURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s