COSAS QUE DEBE SABER SOBRE EL MATRIMONIO

images

 

 

Cuando uno comienza una relación, comienza también un aprendizaje del reconocimiento de la otra persona, quizás creamos que lo único que vemos primero es la parte física (que bonitos ojos tiene, que cuerpo atlético, que bonita sonrisa), sin embargo no siempre nos damos cuenta, que tras lo que ven nuestros ojos, hay una información importante de lo que es la otra persona, no es que me gusten solamente sus ojos por el aspecto que tienen, sino por la forma como me mira, no es solamente su cuerpo atlético, sino su personalidad, no es solo su bella sonrisa, sino la forma como ríe, etc. todo ello nos dan indicaciones de cómo es la persona, al margen que conscientemente no lo captemos así. Hay casos de que a primera vista nos parece hermosa una persona, pero cuando comienza hablar, a gesticular nos damos cuenta, que con ella no iríamos ni a la esquina.

Una amiga me contaba que en cierta ocasión conoció un joven en una fiesta  que la atraía, bailaron, coquetearon y él se animó a darle un beso, pero ello fue suficiente para que ella sintiera una repulsión hacia él, ya no lo quería ni ver, su cercanía le causaba desagrado, cosa contraria fue cuando conoció al que fue su esposo, que sintió que si había una conexión con él. Ello demuestra que nosotros estamos captando varias cosas a la vez, que a simple vista no se ven.

He conocido personas, que aparentemente se han casado enamorados, pero después de un tiempo su vida familiar se ha convertido en caos; como en el caso de un amigo, que se encontraba triste por su separación y me decía: “yo cuando la conocí, era otra persona, me acuerdo que me encantaba su sonrisa y su esbelta figura, nos divertíamos siempre, y después de convivir con ella por espacio de 2 años, me di cuenta de que era otra persona, colérica, desordenada  e impositiva”.

En realidad las personas no cambian de la noche a la mañana, lo que pasaba en este último caso, es que mi amigo solo vio una parte de la personalidad de la que fue su esposa. Aquí me parece que no se trata de decidir quien tuvo la culpa en el matrimonio, ya que ambos son responsables y siempre van a ver inconvenientes y situaciones que si las observamos bien, van a ser de gran ayuda, para proporcionarnos los elementos necesarios para tener una relación duradera y estable.

Leyendo el libro 50 clásicos de la Psicología, de Tom Butler-Bowdon, encontré un artículo del Doctor  John Gottman, profesor de la Universidad de Washington, que es todo un especialista en temas de parejas, el cual paso a resumirles brevemente, con el fin de que les sea de ayuda en su vida matrimonial y/o a las personas que piensan contraer matrimonio.

 

John Gottman, fue uno de los primeros que estableció un laboratorio de Investigación sobre la familia, conocido como “Laboratorio del Amor, donde observo a 650 parejas durante 14 años a tal punto que podía identificar si una pareja iba a durar o se iba a separar con el tiempo. Gottman nos dice que los matrimonios felices se basan en una amistad profunda, entendiendo esto como el respeto mutuo y el disfrute de la compañía del otro. Lo que constituye un buen matrimonio no es simplemente la química, sino como se manejen los conflictos de pareja.

A menudo se dice que la falta de comunicación es uno de los factores negativos en las parejas, pero lo más importante es saber cómo aplacar las discusiones cuando se tornan tensas. Carl Roger dijo que escuchar sin juzgar y la aceptación de los sentimientos de la otra persona crean una buena relación.

Las parejas invierten años y enormes cantidades de energía intentando cambiar al otro, pero los desacuerdos importantes tienen que ver con valores y modos diferentes de ver el mundo –  cosas que no cambian- . Las parejas que se llevan bien han decidido aceptar al otro con sus virtudes y defectos.

Los matrimonios no son mejores por ser abiertos y honestos, sino por dejar de prestar atención  o no tomar muy a pecho los arranques sentimentales del otro, tratando de despejarse con alguna otra actividad.

Un 70% de las parejas aseguro que la calidad de su amistad con su compañero, era el factor determinante de su felicidad.

Las parejas no acaban divorciándose porque discuten, es el modo de discutir lo que aumenta enormemente la probabilidad de que se separen.

Gottman identifica algunas señas que causan el divorcio:

Arranques difíciles (discusiones que empiezan con críticas, sarcasmo o desprecios). Criticas, desprecio, ponerse  a la defensiva, andarse con evasivas, desbordados (cuando alguien de la pareja se siente abrumado con los ataques del otro).

Cuando los miembros de la pareja se separan emocionalmente, dejan de preocuparse por intentar solucionar las cosas y comienzan a llevar, vidas paralelas en la misma casa. Este es el momento en el que es más probable que surjan las aventuras, porque uno o ambos miembros de la pareja se sienten solos y buscan atención, apoyo, cariño en otra parte. Una aventura señala Gottman generalmente es más un síntoma de un matrimonio moribundo que la causa de su mal.

La Amistad despierta el romance, pero también protege contra la probabilidad de que la relación se vuelva conflictiva. El cariño y la admiración pueden salvar la relación.

Gottman nos dice que el secreto del matrimonio es compartir el sentido, esto es que cada miembro de la pareja sostiene los sueños y las esperanzas del otro.

El Romanticismo puede mantenerse vivo incluso en las conversaciones rutinarias. Cuando uno deja de  reconocer al otro, es cuando la relación comienza a deteriorarse.

Los mejores matrimonios son aquellos donde el poder es compartido.

Saludos

Ysai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s