ALCANZANDO UN CORAZON

coraz

Muchas veces vemos a personas, internadas en sus sufrimientos y de alguna manera nos hacemos participes de su sentir,  y  tenemos la mejor predisposición para aplacar en algo ese dolor. Pero es cierto aquella sentencia, que dice, “solo ayuda cuando te lo pidan”,  ello indica que hay una predisposición por recibir la ayuda; esto está dado siempre por la conciencia de la situación. Algunas veces te lo pide la persona, otras la circunstancia.

En ciertas ocasiones nos dejamos llevar por nuestros sentimientos, nos involucramos, pero por más que trates de ayudar no podrás, porque la otra persona no quiere ser ayudada, y al contrario solo crearas un rechazo absoluto, y te preguntaras, que es lo que pasa.  Te encontraras que has tratado de llegar a su corazón, pero ese corazón no estaba a tu alcance, y te sentirás muy triste, porque tú creíste que estabas ayudando, y no lograste ni siquiera un poquito ver lo que realmente pasaba.

Si realmente quieres ayudar, no te involucres, y eso no significa que no ayudes; eso significa que tienes que tener un corazón fuerte, para que pueda albergar solo amor, un amor tan grande, que no te pueda importar, los insultos, las humillaciones, o los desprecios de los demás, para estar siempre dispuesto a brindar una oportunidad mas,  demostrando realmente que a pesar de todo, tu actitud es sincera, solo así quizás la otra persona, pueda abrir su corazón y tú puedas sacar la espina que generaba el dolor.

Algunas veces por tratar de ayudar, empeoramos mas las cosas; es importante aprender a escuchar al destino, y no dejarnos influenciar por nuestros Egos, cuando se dé la ocasión, sólo sin ningún esfuerzo, sabremos que es el momento adecuado, para poder brindar nuestra ayuda. Siempre tengo en la mente aquella imagen, donde un joven emocionado,  le cuenta a su Madre: Mamá hoy hice una acción extraordinaria, -¿Qué hiciste?- le pregunta la Madre, -Pues ayude a cruzar a una anciana, la calle-, la Madre le replica,-¿que tiene de extraordinario eso?- el joven responde:-Pues me costo mucho trabajo, porque la anciana no quería cruzar la calle-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s